Skip to content

¿No te gusta la Navidad? No pasa nada

Llega la Navidad, las calles se llenan de luces, árboles, decoración, roscón, comidas de empresa, reencuentros… etc. La suelen describir como “una época mágica”. Durante dos semanas parece que todo debe ser felicidad, alegría y unión.  Pero ¿qué ocurre cuando esta magia no surte efecto en ciertas personas y los 15 días de navidad no se tiñen de felicidad y alegría?

En ocasiones, tenemos la expectativa de que durante estos días el espíritu navideño se va a llevar los conflictos, la tristeza o las situaciones complicadas. Esto no ocurre y nos podemos sentir decepcionados, tristes y apartados, por ser los “raros” a los que no les gusta la navidad.

Que sea Navidad no significa que tengas que sentirte perfecta, tengas que ser feliz o seas la única persona que el mundo que del 24 de diciembre al 7 de enero tenga problemas o emociones como la tristeza. Debemos permitirnos todo tipo de emociones durante estas fechas. No tienes que vivir la Navidad como transmite la televisión o las películas de Hollywood, es importante respetarse y aceptar que cada Navidad puede ser diferente y, por lo tanto, tu necesites gestionarla y vivirla de un modo distinto .Vamos a ver a continuación ciertos factores que pueden hacer de estas fechas una época de presiones y inestabilidad emociones y luego plantearemos algunos tips para gestionar tu navidad de la mejor manera posible.

Factores que pueden hacer de la Navidad una época, en ocasiones, estresante

1. Todo el mundo espera que estés feliz

Así es, son fechas en las que se espera que todo el mundo esté feliz. Sin embargo, no todos pueden tener unas fiestas idílicas ni los reencuentros deseados. Estas son fechas dolorosas y que remueve mucho emocionalmente para algunas personas.

2. Altas expectativas y exigencia

La Navidad es en teoría, mágica y como tal en ocasiones nos generamos la expectativa de que durante 15 días todo se va a volver un poquito más fácil, más idílico. Sin embargo, llega la comida de Navidad y sigues sin tener buena relación con tu hermano o sin entenderse del todo bien con tu cuñado y los conflictos afloran. ¿Por qué? Si es Navidad, y en Navidad no debería haber problemas. Tú, que esperabas que la magia de la navidad tocara tu vida, te llevas una gran decepción y aforan la frustración, la tristeza y la impotencia.  

3. Múltiples planes sociales en pocos días

Así es, las agendas se llenen de eventos. Comidas, cenas, meriendas y hasta desayunos navideños. En estas fechas, es habitual sentir cierto agotamiento y dificultad para encontrar un momento para ti.

4. Reencuentros no siempre deseados

Las familias se unen. Habrá miembros de ésta de los que te apetezca disfrutar y tengas muchas ganas de ver, pero quizá también haya personas con las que te resulte incómodo relacionarte y que incluso te genere malestar.

5. Cambios en “la foto familiar”: los que llegan, los que van y los que ya no están

Durante el día a día cada uno está más centrado en trabajo, hijos…etc. En fechas señaladas como la Navidad, es cuando los grandes cambios de la familia extensa se perciben. Se echa de menos a los que no están y esto, es duro. También hay relaciones que se pierden por conflicto o por falta de relación y es ahora cuando tomamos conciencia y puede que aparezca tristeza y ganas de “que todo vuelva a ser como antes”.

Tips para gestionar la Navidad

1.- Validar tus emociones

Puedes no estar bien todo el tiempo, puedes sentir tristeza o desilusión por la Navidad y esto no te convierte en alguien raro. Respeta tus emociones y tu momento. Que este año no sientas entusiasmo por celebrar no quiere decir que vaya a ser así todos los años. Céntrate en el hoy y diseña unas navidades que cuiden de ti y de tus necesidades.  

2- Céntrate en el presente

Cuidado con añorar demasiado el pasado o perderte en altas expectativas, te desconectarán del ahora. Quizá hace unos años tus celebraciones navideñas eran más fáciles, aún estaba ese familiar que falleció o aún no había estallado algún conflicto que a hecho que tu familia se separe.  Esto es complicado y puede generar mucha tristeza e incluso llegar a bloquearte. Es importante trabajar estos duelos y no permitir que nos impidan disfrutar de lo que si tenemos hoy.

3.- Reserva tiempo para ti

Es importante reservar tiempo para también, mimarte y dedicarte tiempo a celebrar de forma individual, descansar, desconectar y cuidarte. Respeta tus límites, no te sientas obligado a participar en todos los actos sociales si crees que esto va a perjudicarte o a saturarte.

4.- Prepárate para los reencuentros ¿cómo quieres afrontarlos?

Cuidado con los días previos. Muchas veces me encuentro en consulta a pacientes muy preocupados por los reencuentros familiares. Pasan días pensando en qué responder, recordando conversaciones incómodas o enumerando todo lo que les desagrada de esa persona. Esto no ayuda y hace que llegues al evento ya un poco enfadado.

Es importante tener en mente que es una comida, y en este tiempo tan limitado nosotros no vamos a poder cambiar como él o ella responde o es, pero si podemos decidir que postura voy a tomar yo respecto a eso que no me gusta. ¿Voy a luchar todas las guerras?, ¿voy a entrar a trapo en todo lo que no me gusten o señalar todo lo que crea que está mal hecho? Mide tus fuerzas, y se amable contigo mismo.

5.- No vamos a cambiar nuestra situación familiar o relacional en 5 minutos. No fuerces.

Esto tiene que ver con las exceptivas. Cuando las calles se llenan de luces, a muchas personas les entra la añoranza por tener una familia “ideal”. Parece que debemos resolver todos los conflictos antes de Nochebuena, para así poder disfrutarla. Mi recomendación es que no te fuerces, respétate y no te castigues por no tener una situación todo lo idílica que te gustaría.

Seas de los que tienes muchas ganas de celebrar o de los que preferiría pasar estas Navidades rápido, yo te deseo lo mejor. Permítete tener la Navidad que necesitas, celebra y llena de luces tu casa si te apetece o guarda la decoración para el año que viene, si es lo que cuida de ti.  Adapta cada Navidad a como te encuentres en este momento, no te sientas obligado ni te fuerces a celebrar de una determinada manera si en este momento no es lo que necesitas.

Otros artículos que también te pueden interesar

Soy Cristina Rocafort, tu psicóloga en Zaragoza

LA AYUDA PSICOLÓGICA QUE BUSCAS EN ZARAGOZA

La terapia es un buen recurso para todo el mundo, nadie es perfecto ni invencible. Quiero que tengas la libertad de dirigir tu vida, que recuperes tu tranquilidad interior para que vivas sin miedo al futuro y con energía para superar los problemas. Mi punto de vista como terapeuta te ayudará a ganar confianza y respeto para enriquecer el tuyo.

Ha llegado el momento de que hablemos y me cuentes qué ocupa tus pensamientos

Responsable: CRISTINA ROCAFORT CIRAC. Finalidad: Responder las consultas planteadas por el usuario y enviarle la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del usuario. Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad.